Fundador  
 
 

 

 
 

Oraciones

Oraciones aconsejadas por nuestro fundador Padre Jacinto Bianchi

1. Oración a Nuestra Señora
¡Oh! María, Madre del Verbo Encarnado y dulcísima madre nuestra. Estamos a tus pies, mientras surge el nuevo día gran don del Señor. Depositamos en tus manos nuestro corazón, todo nuestro ser. Deseamos ser como tú, en el pensamiento, en el corazón y en las acciones.
Forma en nosotras, con materna bondad una vida nueva, la vida de tu hijo Jesús. Provee y acompaña.¡Oh! Reina del Cielo, hasta nuestras pequeñas acciones, para que sean siempre puras y aceptadas en el momento del sacrificio santo e inmaculado. ¡Oh! Madre haznos buenas y santas como tu corazón desea y nos pide. Amén.

2. Oración Mariana
Seas bendita, ¡oh! dulce Madre, guardiana, consejera, socorro, consolación y providencia de nuestra Familia-Fraterna.
Pedimos con fe de hijas predilectas, la gracia de un particular auxilio. Tú ves como estamos, en cuantas necesidades espirituales y materiales nos encontramos. Permítenos conocer a todas las personas que nos socorren. Intercede por nosotras junto a Dios para que merezcamos ser auxiliadas en nuestra salvación. Dulce corazón de María, sea nuestra salvación.

3. Oración a Jesús Redentor
¡Oh! Jesús, Redentor, Señor nuestro. Vuelve tu benigna mirada sobre todas nuestras co-hermanas, de modo particular por aquellas que están enfermas, ilumina nuestras inteligencias para bien apreciar la gracia de la vocación. Ayuda nuestra voluntad de corresponder dignamente y pon en nuestro corazón el espíritu de una verdadera solidaridad.
Da a nosotras la gracia, si así quieres, de trabajar como verdaderas misioneras siempre con amor a costo de cualquier sacrificio, para el bien de las personas que viven alejadas de ti y que necesitan de ayuda espiritual y material, tanto en nuestra patria como en tierras lejanas. Amén.

4. Oración a La Sagrada Familia
Jesús, María y José, Vosotros que aquí en la tierra formasteis la más santa de las familias, tengan sobre nuestra comunidad, que les hemos recomendado, una mirada piadosa. Alejen de ella el pecado que es el peor de todos los males; tengan lejos la discordia, la envidia, el celo, las competiciones y toda actitud que divide nuestra familia fraterna. Hagan que imitando sus palabras y sus obras demos ejemplo a las hijas y los hijos e imitando a Jesús, correspondamos con docilidad y amor a los cuidados de ellas, para que en nuestras casas sean practicadas la caridad, la unión y la paz; así santificándonos y edificando a nuestros hermanos y hermanas, merezcamos un día hacer parte de la gloria eterna. Amén.

5. Oración por las vocaciones
¡Oh!, Señor, guarda con bondad nuestra familia. Auméntala con nuevas jóvenes y haz que estas hijas lleguen a la santidad que se propusieron y colaboren con esmero por la vocación de todas las personas. Amén.
6. Invocaciones
Jesús, nosotras te pedimos El espíritu bueno y la voluntad de hacer el bien. Aumenta nuestro número y haznos a todas santas. Amén.

Dulce Corazón de Jesús haz que te amemos siempre más. Dulce corazón de María, se nuestra salvación.

Santa Inés, Santa Hermelinda, nuestras protectoras, defiéndenos de los enemigos espirituales y temporales de nuestra vocación. Haz valer a favor de nuestra Familia Fraterna, vuestro patrocinio para que ella prospere y dé gloria a Dios. Amén.

Virgen Inmaculada, atiende nuestras súplicas con vuestro poderoso amparo. Virgen Inmaculada, madre de Jesús y también nuestra, haznos humildes y santas. (Padre Jacinto).

7. Oración para la beatificación de Padre Jacinto
Señor Jesucristo que fundaste nuestra Iglesia como señal e instrumento de salvación para todos los pueblos, y en cada época elegiste personas fervorosas para anunciar tu Evangelio. Te agradecemos por el don del Siervo de Dios Jacinto Bianchi, sacerdote y misionero que tornaste apóstol incansable de la difusión de vuestro Reino en el mundo. Tú que inspiraste a Padre Jacinto Bianchi el deseo de cuidar de modo especial, de la formación cristiana de la mujer en la sociedad, a través del Instituto de las Misioneras Hijas de María y nos indicaste a Padre Jacinto cómo excelente modelo de vida evangélica en épocas de tantos cambios sociales, tórnanos en sus imitadoras, mientras esperamos y deseamos verte glorificado en el seno de tu Iglesia. Te pedimos, Señor, por sus méritos y por su intercesión, de concedernos esta gracia que necesitamos. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

7. Invocaciones
(Pueden ser incluidas en la oración de la mañana)

Domingo
Jesús que dijisteis: busquen y hallareis, llamen y os será abierto, pidan y recibiréis;
Haz que “jamás dejemos la oración para conseguir algo de bueno” en nuestra búsqueda cotidiana y que podamos seguir tu sendero.

Lunes
Padre, mandaste a tu hijo Jesús para traer el “fuego” sobre la tierra y encendiste de ardor heroico a tu Siervo Padre Jacinto Bianchi.
Concede también a nosotras, por sus méritos y por su intercesión, la gracia de no quedarnos indiferentes delante de los males que afligen a la humanidad y de comprometernos en la defensa del bien, siempre y en cualquier lugar.

Martes
Padre Santo, donador de todo el bien, que hiciste de tu siervo Padre Jacinto Bianchi, un fervoroso anunciador de tu evangelio.
Haznos sus fieles imitadoras y que la luz de tu Palabra guíe nuestros pasos durante este día, en los caminos de la verdad, del amor y de la Paz.

Miércoles
Buen Jesús que quisiste infundir en tu siervo Padre Jacinto Bianchi un tierno y filial amor a tu madre Inmaculada. Concédenos, por tus méritos y tu intercesión, amar a María con ternura, enséñanos a amar a ella y a vivir como sus verdaderas hijas.
Revive nuestra fe para que podamos ser siempre “milagros de alegría cristiana en medio de las dificultades y las luchas de la vida.

Jueves
Jesús, nuestro único maestro y guía, tú que dijiste a los Apóstoles: “Quién escucha a ustedes, a mi me escucha”.
Haz que en nuestras comunidades “se obedezca sin depender y se gobierne sin imposiciones y que nuestro mayor deseo sea la búsqueda y la realización de tu voluntad.

Viernes
Padre, tu hijo Jesús, dio su vida por nosotros en la cruz.
Por esto, que “el esmero” es el amor de Jesús por el prójimo, pasado por nuestras almas”. Dé a nosotras una caridad que habla poco y actúa mucho.

Sábado
Salvador nuestro, que por los méritos de tu redención preservaste a tu Madre de todo contagio de culpa.
Ayúdanos a comprender el sentido de la consagración y torna a ella más verdadera, para un generoso servicio a los hermanos más lejanos. (const. 14).


8. Invocaciones
(Pueden ser incluidas en la oración de las vísperas)

Domingo
Jesús que dijisteis: busquen y hallareis, llamen y os será abierto, pidan y recibiréis;
Haz que “jamás dejemos la oración para conseguir algo de bueno” en la nuestra búsqueda cotidiana y de que podamos seguir tu sendero.

Lunes
Acoge Señor, en tu paz, todas nuestras co-hermanas fallecidas que adormecen creyendo en Ti
Haz que ellas participen de tus bienaventuranzas, junto a la Vírgen María, San José y todos los santos y santas.

Martes
Señor Jesús, tú que en la última cena nos dejaste el nuevo mandamiento del amor:
Bendice nuestra comunidad y haz que seamos siempre animadas en el espíritu fraternal “que torna dócil el corazón, prudente la palabra y el ánimo ardiente de amor al prójimo”.

Miércoles
Te alabamos Señor con el corazón puro y te agradecemos por todo lo que hoy nos diste para vivir.
Revive nuestra fe para que podamos ser siempre “milagros de alegría cristiana en el medio de las dificultades y las luchas de la vida”.

Jueves
Jesús, nuestro único maestro y guía, tú que dijiste a los Apóstoles: “Quién escucha a ustedes, a mi me escucha”.
Haz que en nuestras comunidades “se obedezca sin depender y se gobierne sin imposiciones y que nuestro mayor deseo sea la búsqueda y la realización de tu voluntad.

Viernes
Padre, tu hijo Jesús, dio su vida por nosotros en la cruz.
Por esto, que “el esmero” es el amor de Jesús por el prójimo, pasado por nuestras almas”. Dé a nosotras una caridad que habla poco y actúa mucho.

Sábado
Salvador nuestro, que por los méritos de tu redención preservaste a tu Madre de todo contagio de culpa.
Ayúdanos a comprender el sentido de la consagración y torna a ella más verdadera, para un generoso servicio a los hermanos más lejanos. (const. 14).

 
     

 

     
 

P. Jacinto

Escritos del Fundador

Itinerario de la fundación

Oraciones

Virtudes heroicas

P. Jacinto Venerável