Fundador  
 
 

 

 
 

Padre Jacinto Bianchi


El Siervo de Dios, Padre Jacinto Bianchi, nació en Villa Pasquali- Mantova – en Italia, el 15 agosto del 1835; recibió la ordenación al sacerdocio en la Diócesis de Cremona el 29 de mayo de 1858 y por motivo de su salud, desde la juventud fue admitido en la diócesis de Génova.

En su actividad pastoral, Padre Jacinto Bianchi revela un ánimo ardiente y generoso, un espíritu misionero. Su gran pasión fue siempre una solamente: Evangelizar, predicar, instruir; más profundamente aún, como el mismo decía: “alimentar los pueblos con la palabra de Dios”

Vivió constantemente de modo provisional y en la más extrema pobreza; teniendo como único objetivo el celo por las almas y la gloria de Dios. Olvidado de si mismo, estaba siempre listo a socorrer donde podía, confortar, consolar y ayudar.

Por su ardor misionero mereció el título de Misionero Apostólico el cual fu concedido por sagrada Congregación de la Propagación de la Fe.

El sincero amor que tenía por María imprimió en su vida un estilo específico: María se torna en el “modelo” por el cuál hace dimensión su fe, su disponibilidad, la “Antorcha” que lo conduce a concretar la inspiración de la Familia.

Muere en su ciudad, a Villa Pasquali, provincia de Mantova en Italia el 11 febrero de 1914.

 
     

 

     
 

P. Jacinto

Escritos del Fundador

Itinerario de la fundación

Oraciones

Virtudes heroicas

P. Jacinto Venerável